• Buenos Aires - Argentina / Miami - USA /Santiago - Chile /Barcelona - España

"Diversas formas de expresión en el Arte"

EL MOVIMIENTO COMO EXPRESION

El movimiento siempre está presente en la Obra de Arte. En todos los actos del pensamiento nada está absolutamente quieto, todo tiene un movimiento que puede ser imperceptible, como una flor movida por la brisa o puede ser brusco, como el choque de dos autos. A veces la representación del movimiento es muy difícil porque se debe singularizar una sola imagen de todo el movimiento. Es como sacar una fotografía con nuestra mente.

Según Rudolf Arnheim, se puede mimetizar o realizar ademanes descriptivos ya que lo verbal no basta. Este ademán, muchas veces, singulariza un hecho y a la vez retrata una acción. A menudo, cuando hablamos, el ademán acompaña a las palabras, ejecuta la acción. Por ejemplo: ¿Cómo explicar algo pegajoso? o ¿cómo explicar un choque, o la acción de empujar, o la acción de tirar, o el tamaño de un pez recién pescado?

Cuando queremos representar dichas imágenes en un dibujo o en una pintura, no tenemos otros ademanes que los gráficos. Es difícil representarlos, ya que muchas veces condice con nuestro pensamiento o con nuestra emoción, otras veces suele ser descriptivo de un hecho y al mismo tiempo puede ser metafórico.

Se han realizado estudios sobre los distintos ademanes de distintos grupos étnicos. David Efron (en sus investigaciones) descubrió que los judíos, formados por el estilo tradicional del pensamiento talmúdico, utilizan cuando hablan ademanes en movimiento de zigzag y cuando dibujan, sus dibujos toman en el papel la forma de un bordado.
Por el contrario, los inmigrantes italianos escasamente alfabetizados o de medios agrícolas, reflejan un estilo de pensamiento mucho más simple, manteniendo en sus dibujos caracteres lineales.

Volviendo a los ademanes, éstos acompañan la verbalización, actúan como en una secuencia de pelea, si es una discusión. Por medio del ademán, metafóricamente, los seres humanos tienen co-relación con los objetos, afirma la característica de la forma y del movimiento, no sólo el movimiento del objeto sino también el movimiento del pensamiento.

En el siglo XX se encuentra en la pintura el movimiento cinético, a partir del nacimiento en el cine del cuadro por cuadro, es decir la imagen en movimiento secuencial. Los dibujos animados, cuadro por cuadro, muestran el movimiento secuencial logrando que la acción no se detenga.

A partir del cubismo surge una tendencia llamada cinética, en el que en una misma pintura secuencial se nos muestra el movimiento de una persona, por ejemplo, subiendo una escalera. Esto fue estudiado por muchos pintores, logrando que la imagen, al ser única y al mismo tiempo secuencial, sea confusa.

Pablo Picasso, Joan Miró, Juan Gris, Francis Bacon, hicieron estos estudios convirtiéndose más adelante en un movimiento pictórico.

De esta manera es muy difícil pasar a dibujo o pintura ademanes, como imágenes que acompañan a la expresión del pensamiento y su secuencia, ya que las imágenes mentales no pueden determinarse por ningún material de dibujo o color.

Cuando se representa, se dibuja el movimiento o la acción, no existe en el cuadro ni la quietud de un paisaje ni la quietud de un retrato, existe el movimiento del vuelo de un pájaro o del caminar de una persona.

No hay presente, ni pasado, ni futuro, sólo un intento de describir un acto, un hecho en el cual no existe lo verbal, tampoco existe el ademán, sólo existe la expresión gráfica para narrar una acción o expresar el movimiento. © 2004


Susana Weingast




© Susana Weingast – Todos los derechos reservados