El proceso creativo

 

 

No hay muchas teorías que se basen en la creatividad, algunas buscan incentivarla  mediante ejercicios estimulantes de los mismos procesos creativos, estimulaciones lumínicas, sonoras, meditación, y diversos métodos de trabajo.

 

Es indiscutible, que la creatividad es una capacidad imprescindible del ser humano, y que por supuesto, su imaginación y sus sentidos están involucrados para realizar

Este  proceso.

 

Todo ser humano tiene capacidad creativa, a veces surge espontáneamente, otras veces debe ser incentivada por métodos o experiencias que son utilizadas en forma metódica por profesores o también de forma casual, siendo el  disparador ideal la misma necesidad interna de expresión, o algún incentivo de color o de líneas.

 

Cualquiera de estos dos incentivos, unidos o por separado  pueden motivarla.

Esa búsqueda , ese encuentro está dado por la sensibilidad y por la capacidad de expresión, no pasa por el conocimiento en sí mismo.

 

Logra expresarse por la técnica o disciplina que elija, para reemplazar a la verbal. como pintura, dibujo, música, poesía, prosa.

 

Toda búsqueda de expresión, involucra por sí mismo un proceso creativo, sólo es necesario sentirse libre, y saber  reconocer las defensas  que impiden o coartan dicho proceso.

 

Es imprescindible, que todo ser humano pueda expresarse, además de su lenguaje verbal, con algún otro lenguaje, símbolo, o código,  para comunicar sus estados emocionales, anímicos, atreviéndose así a buscar otras formas de lenguaje acorde

a su necesidad.

 

Hay que incentivar a “hablar” con lápices y pinceles, también con instrumentos musicales o con su propio tarareo, poder expresarse escribiendo un poema, o escribiendo una narración.

En el caso de un pintor, puede ser concreto o abstracto o imaginario, simplemente elegirá la técnica, la aplicará a su manera y así  expresará su caudal interno, respetando siempre su manera particular de expresarse por medio de  dicha técnica o disciplina.

 

Así podemos ver símbolos, imágenes, objetos imaginarios, plasmados, que simplemente son el nexo entre quien los realiza  y quien los observa.

 

Sólo pintando el pintor puede ser comprendido, sólo escribiendo el escritor puede ser entendido, sólo dibujando puede transmitir su visual interna, si psiquis creativa, plasmando experiencias, creando ilusiones, pudiendo así expresarse con libertad.

 

En las artes plásticas, a veces la ”impronta” es lo original, lo adecuado, lo real, verdaderamente auténtico, esta estructura inacabada, abierta, que parece que surge de la nada, es válida por su realización automática.

 

Al seguir elaborando el trabajo, se comienza a racionalizar, surgiendo nuestras autocensuras y en realidad se cubre con más material lo realmente auténtico, se

cubre lo sintético, para seguir elaborando una imagen más definida y “bien” hecha

logrando así mostrar al espectador, la imagen resuelta, mejor elaborada, no obstante eso, siempre va a existir en la obra, lo gestual, individual y particular, que hace que se pueda reconocer al autor, al igual que la letra, tiene características personales e individuales.© 2000

Susana  Weingast

 sweingast@gmail.com

                                                                   

 

Copyright 2000 - Susana Weingast - Todos los derechos reservados.

Permitida su reproducción parcial o total, sólo con el nombre de la autora y su correspondiente aviso a la misma.

 


Index

 

A lista de artículos